5 jun. 2012

CAMINANTE


El viento está cambiando y
camina  sobre nubes de algodón
mientras la luz impregnan sus pupilas
Será tiempo de volver,
y lo sabe muy bien…
cubrirá
su cuerpo con su armadura de hierro.
Volver es inevitable,
Los pasos siguen el pulso y vuelven a sentir el clamor incensurable del amor.
Corre tras los pasos del sol,
los ojos nuevamente
llenos de amor
Los gigantes no desaparecerán
Pero sus ojos ya saben mirar,
La soledad no será un abismo
Siempre que el alma contornee el cuerpo
la batalla no vencerá a los sueños. Ya no más.