14 dic. 2012

Laberinto espejado

Espesura,
paisaje inalcanzable vas paso a paso
desdibujándote en el reflejo de ese cristal que dice verdad.

Reflejo de mi pie/veo en medio de tu charco de lluvia/
de lluvia de abril, con besos en las pestañas.

Espejo, esquivo y vengativo.
Nadie sabe que puedes ser, tal vez imagen
de resurrección.

Prefieres espejar las asperezas
sin reparo alguno,
reflejarnos y dejarnos desnudos,
ante un viento cálido
que ya no disimula el estallido/ que sonará en los oídos del cielo. Y las aves viajarán/

Espejo, refleja un poco más.

Yami

11 dic. 2012

Vuelos


¿Qué llevan de sensual tus ojos?,
ayer llovió y el sol cayó.
Mientras los pies de caminantes distraídos
esquivaban los charcos sin mirar,
vos jugabas con tu sombra
reflejada en tu mar.

Oíste el viento soltar
su estruendo y confiaste.
Nada cambiaría ya.


Ayer las gotas empañaron vidrios,
humedecieron pestañas y calmaron dolores.
Ayer viste tu reflejo en el mar,
ayer empezaste a volar.

6 dic. 2012

Carta de Amelia a su dios cielo:

Este gris de final y próximo comienzo me ha dejado un lío en la cabeza, ¿para qué eran las formalidades?...se que en algún momento me lo has explicado, juro no lo recuerdo.... ¿Vos sabes verdad? si, vos tenes que darte cuenta que son tontas y aburridas, ¿verdad?
Me gustaría mirarme los pies (y verlos) y nada más. ¡Si! mirar mis pies, tanto que tiene para decir. Resulta que si no doy el salto ellos no me dejan verlos, se han borrado.... y han prometido no volver hasta que yo no de el paso. Me acuerdo que hablamos, hace un tiempo, de algo de los pies y la tierra...pero no me quedo claro que hago con las alas. ¿Se pondrán de acuerdo el cielo y la tierra?
¿Al final los 100 pies lograrán liberarse de la tortura de solo tener pies?... (te acuerdas que no me deja dormir esa intriga. Pobres cine pies, tanto suelo...poco aire...¡aaa!)....
Pero, bueno basta de bobadas y vamos a lo importante. Ayer mientras me peinaba he notado mis alas. Están donde me dijiste ¿debo ocultarlas para que no  las rompan?...


3 dic. 2012

Sobre todo le pido
que no se quede sordo ante el grito de su  piel,
mucho menos mudo cuando las palabras salgan como misiles de luz
desde adentro, muy adentro.

Le pido que miré sus pies de vez en cuando,
se dará cuenta de tantos detalles, no podrá creerlo.

Le ruego sepa que si levanta los ojos hay un cielo ahí,
que si abre sus oídos habrá voz también para cantarle una canción,
si sonríe un poco más de la cuenta se embriagará para siempre.

Le pido recuerde la mirada de este momento: cae la noche, sobre la ciudad.

Le pido no se olvide que ahí detrás de todo
están sus sueños,
los míos,
los de todxs...
Luche hoy y siempre por lo que sus pies le dicen...

camine siempre sonriendo y luchando, por un cuerpo libre de esperezas con lagañas
y por sonrisas eternas.