24 feb. 2011

Ciudad

Las calles, se hunden
en un infinito, extraño,
detrás de lo imponente,
se esconden, los vestigios,
de soles, que no se olvidan
de amaneceres,
atardeceres,
siempre llenos de magia.

Ciudad,
que te construyes,
como fortaleza,
no has vencido aún la mística
del ambiente.

Se asoma sobre ti, ciudad tranquila
la incansable mirada del cielo,
que recuerda al mar,
la noche -demasiada soleada en tus brazos-
aún no deja de lado su latir.

¡Sí!, Hasta por debajo de tus
pies, ciudad, completa, imponente,
soberbia, queda la ternura humana,
la sonrisa incansable,
las charlas tranquilas,
los mates,
las caricias,
los besos,
los amigos,
y el cielo que no deja perder
su escencia, por más que quieran
teñirlo de gris.

15 feb. 2011

Puedo amarrar en mis labios las palabras que inspiras,
puedo condenarte al exilio y olvidar hasta el rasgo mas
burdo de tu rostro. 
Puedo endurecer mi alma y jugar en la vida
como mi única aliada.

Puedo intentar conocer el mundo, 
vagar sin rumbo, interrumpir mi paso 
o no animarme a sobrevolar el cielo.

Podríamos volvernos íntimos cómplices
de nuestras ganas y enemigos de nuestros deseos.
Podría tatiarme al filo de la piel,
una insignia con tu nombre.

Tal vez llegara a comprender la inteminable
sabiduría que hay en cada gesto...

Tal vez podría conseguir todo lo
que siempre he soñado y dejarlo todo
por contemplar el temple de tu mirada.

Podría aceptar que me enamoro de
ilusiones, que no comprendo de razones,
y caer en la cuenta, de que, en fin, mi vida
es caprichosa y apasionada.

Puede que nunca te cuente lo que tengo en 
mente -tal vez hace tiempo mis actos
perdieron la cordura-

Puedo conformarme con menos que nada,
como hace un instante que sonreí sola 
al recordar tu mirada.

Cuando crezca la nostalgia, estallen las ansias,
y ya no queden más ilusiones, puedo aferrarme 
una y mil veces más a la idea que me mantiene viva,
renacer y seguir luchando, a pesar de que mucho tiempo
atrás haya comprendido que el juego no tiene fin.

14 feb. 2011

Sur...

No creo que todo concluya en el límite de mis ojos, si dibujo una escena con la mente. 
No creo que puedan destruir la imagen que impregna el cielo en mi piel. Y... ¿para que retratar algo en una imagen que jamás alcanzará a reflejar el real impacto?...de ti sur, me llevo sensaciones impregnadas en la retina y el corazón....del camino y la gente, mucho más se aprende, se hace imposible ser indiferente a los llamados sinceros, de las ganas ocultas. 
Y si de vivir se trata, yo quisiera caminar la ruta eternamente, llenandome de emociones sinceras.
¿Cómo pagarle a este suelo, a esta pachamama querida, por tanta generosidad?, si mirando su belleza, mi cuerpo desnudo queda, ante tal lección de vida...

Tu pacha querida, que sabia esperas el momento en que nos conciliemos, sigues ofreciéndonos tu magia, tu calma, tu hermosura, inspirando al alma vagabunda, dejando de lado el daño que nuestro paso deja en tu vida. Inmenso ejemplo de solidaridad y sabiduría, ojalá pudiera prometerte que entenderán todos, que a ti hay que quererte.

De ti sur, me llevo las fragancias de cada recoveco, que acurruco mi cuerpo, abrazó mi espíritu y calmo mi sed ....de ti sur, yo me llevo los recuerdos, dibujando atardeceres, que jamás olvidaré.