28 ago. 2011

[]

Ya no calla nada de nada esta mirada,
ya no sabe de razones que no provengan del corazón,
ya no hay soluciones fáciles,
todo se vuelve instante e intensidad.

Se a plantado una bandera en el corazón,
no hay palabra que engañe a tu esencia,
que grita, estalla.

Saltando una muralla más...
deslizando la mano por tu propio cuerpo para sentir,
viviendo aún más viva que antes, y así a cada instante.

El movimiento ha comenzado para ya no parar,
con el fuego en la piel,
la mirada apasionada,
y los pies firmes,
sosteniendo las propias verdades,
el mundo construido,
propio y sereno.

14 ago. 2011

Sutil delicadeza de despertares.


El agua ha corrido y correrá por nuestros dedos
demostrándonos al fin lo efímero de este tiempo.
Comenzará una y mil veces la discusición sobre los posibles...
Yo diré que sí:
el cielo es verdad,
la pasión es vida,
la esperanza camino.

Posiblemente me ahogue en mi utópica mirada,
pero de tanto en tanto, la efervecencia de los colores
me devolverá a la vigilia del calidoscópico entorno redondeado.

[Tal vez me quede dormida junto a un sueño]

Eso sí,
no me verán [eso sí que no]
con ojos esquivos de pasiones,
ni un corazón vacío;
porque de tanto en tanto,
estará ahí mi memoría, más presente que núnca,
la estrella que jamás dejaré que se apague.

10 ago. 2011

Si yo quisiera

Si yo quisiera teñiría mi mundo
de un color azulado
para recordar tu mirada fundida en el cielo.
Si así lo quisiera le besaría los pies a mi destino
y cantaría una zamba con perfume de trigo.
Si así lo quisiéramos recordaríamos el café de la mañana
y la mirada dormida, pero nunca apagada.
Es que entre tantas idas y vueltas,
he decidido saludarte una vez más,
y me enterado -porque lo susurró mi sombra-
que el perejil era ese aroma que tenía en la mente,
y, que si así lo quiero, puedo quererme y quererte.

Los juegos de los quiero-puedo-quiero-puedo,
me llevaron una vez más a unas cuantas canciones locas,
que buscan melodías entre tus brazos,
pero se escapan solitas,
a dormir con la luna,
el viento les hará cosquillas,
la música vendrá a buscarlas-

Y sin querer, te quiero, entre tantos puedo.