22 may. 2011

Magia

Me distraje con una mariposa,
y una vez más,
nombre esos recuerdos, sin palabras,
viaje a otro tiempo,
donde era niña y maga,
todo era posible, para mi mirada....

Me colgué del marco de la ventana,
Mis manos se aferraron
Tan fuerte,
Y soñé que volaba,
Hacía ese cielo,
Que me despertaba,
Y me aceptaba,
Con la inocencia y la locura en la piel.

Llené los rincones de mi reino,
Con flores mágicas,
De esas que solo generan sonrisas.

Una vez más el tiempo
Acarició mi mejilla,
El sol me brindó una sonrisa,
La melancolía me hablo sobre mi historia…

Una vez más elegí mi ficción
Y me resguarde de la realidad,
En los rayos de sol.

13 may. 2011

Te imagino en el recuerdo
y libremente construyo,
una y mil veces tu silueta...

El sol me ha encontrado hoy
pronunciando tu nombre,
casi sin sonidos.

Se dibujaron en mis labios,
las palabras que te nombran,
y en la distancia,
nuevamente,
me he sentido libre de extrañarte.

Como niña deshojando margaritas,
una vez más, he pensado,
que ha de ser  de nuestro encuentro...
Y sin siquiera explicación,
me he sentido libre de imaginarte.


Cayó sobre mis manos,
una dulce brisa.
Hoy la tarde insiste en recordarte,
y será tal vez, la certeza de una cercanía
en la distancia, la que me conmueve...


Un rayo de sol penetro en mi ventana,
y acudieron a mi, las montañas,
que presenciaron nuestro encuentro...


Hoy me he sentido libre de nombrarte,
y en la distancia,
un "te quiero", se deslizó por mis labios
llenándolo todo.

8 may. 2011

Historias...

Sentimos el recuerdo chocar, contra nuestros rostros,
Y una vez más, las miradas y las nostalgias…
Jugamos al entendimiento de palabras,
Como si no estuviéramos hablando de sentimientos…
Y nos quedamos nuevamente atados al recuerdo…


Quizás los dos nos estábamos preguntando,
Por el tiempo,
Los por qué,
Y los silencios,
Que invariantemente se mezclaban,
Deslizándose, incoherentemente
Por el corazón…

Entre la verborragia de nuestras palabras,
La madrugada iba volviéndose cómplice
De nuestras ganas, no declaradas….

Sin darnos cuenta,
Sin aviso previo,
Nos encontró la luna,
Caminando,
Bajo el cielo,
Cargando en nuestras espaldas,
Con la memoria,
Dibujándose como sonrisas,
En  historias circulares…

6 may. 2011

Lágrimas...

Creo en la sinceridad de una lágrima,
en el auténtico aprendizaje de la tristeza,
en la incertidumbre motorizadora de la nostalgia.

Creo, en los corazones,
que se animan a sentir,
que se admiten en crisis,
que se dicen a sí mismos, pasará.

Creo, en el brillo de las sonrisas,
que nacen detrás de esas gotitas de lluvia;
esas  que al fin, demuestran,
que vivimos...

No creo en la tristeza como un abismo,
como un sin sentido,
no concibo a las lágrimas como debilidades,
no creo en la eliminación de el llanto.

Creo, en la valentía de los que lloran.


Ante todo, admiro, a quienes,
tienen la capacidad de sentirse intensos,
de aceptarse tristes,
y de sonreír después.
En la dulzura
de las almas sensibles,
en la capacidad de amar,
de quien se conmueve.

Creo sin disimulos,
en los sentimientos,
por más confusos que se nos presentes,
como pequeños destellos de vida,
cada uno con su valor 
propio,
si de aprendizaje se trata.

Creo, en tus ojos...
nublados,
destellantes,
perdidos,
enojados,
confundidos,
inocentes,
tranquilos,
fuertes....


Creo, en la belleza,
de sentir, intensamente.
Creo en el valor de las sonrisas,
que nacen con fénix, en tu rostro.

4 may. 2011

Niñas

Dimos un salto, a ese charquito de barro...


reímos, haciendo eco en las paredes de la ciudad.





Nos volvimos cómplices en nuestras maneras,



y comenzamos a inventar canciones,



para entender,



para crecer y



sonreir... a pesar de todo.





Vos mirabas intrigada tu presente,

tenías dudas...

te sentias extraña en la lejanía...

Yo te construí un castillo de flores,

para que te sintieras segura,

te di la mano...para que el camino,

fuera entendible...





Compartimos sin condiciones,

nuestros amores,

y así nos dispusimos,

a ser amigas, 

en la complicidad de las melodías

y las voces....

1 may. 2011

Tal vez te vea mañana,
te acaricie la espalda,
me detenga en tus ojos,
y te aferre a mis brazos...

Tal vez, te escuche mañana,
y quede sin voz...

Quizás, vendrás a mi encuentro,
susurrarás en mi oído...
Y quizás entonces,
me anime y te diga
que no quiero que te vayas....
O tal vez, simplemente,
te miré en silencio,
despidiéndome de ti,
con un "hasta siempre"